viernes, 20 de julio de 2018

EFEMÉRIDES MARÍTIMAS Y NAVALES


Colaboración del C. de N. Edgardo Loret de Mola
Responsable de la edición: Rosario Yika Uribe

Fuente: Cinco siglos del destino marítimo  del Perú, de Esperanza Navarro Pantac: Instituto de Estudios Histórico-Marítimos del Perú, 2016

Efemérides Navales de Hoy 19 de julio



19 de julio 1879: La corbeta peruana Unión captura en Mejillones a la barca chilena Adelaida Rojas, que navegaba con bandera nicaragüense rumbo a Antofagasta. Apresada la barca, fue enviada al Callao con su valioso cargamento de carbón. (En la foto, la corbeta Augusta de la Marina de Prusia, gemela de la Unión y América y también gemela de la corbeta Victoria de la Marina de Prusia)

Captura del Rímac, tres buques mercantes y el regimiento Carabineros de Yungay
A bordo de la Unión
Al ancla. Arica, julio 25 de 1879.
Señores Editores de El Comercio, Lima.
En este momento, 10 de la mañana, fondeamos en este puerto, de regreso de la comisión que fueron a desempeñar el Huáscar y la Unión a las costas de Chile. El resultado de la expedición no puede ser más satisfactorio. Dejando para otra ocasión las disgresiones, voy al grano.
Amaneció al jueves claro y con mar llana, teniendo al Huáscar por nuestra amura de babor. En todo el día no tuvimos novedad. El viernes, como el día anterior, continuamos navegando con el mismo rumbo. A las 6 de la mañana, que aclaró descubrimos al Huáscar por el costado de estribor. Acortamos el andar hasta ponernos al habla con el monitor, conseguido lo cual, continuamos nuestra derrota.
A las 7.00 pm avistamos tierra por la amura de babor. Por la configuración de la costa, pronto comprendimos, los que no somos de la profesión, que estábamos a la altura de Mejillones.
Dos horas después, esto es a las 9.00 pm avistamos un buque de vela por el costado de estribor del Huáscar, y a éste, que hacía señales indicando al buque avistado. Aguantando el monitor sobre su máquina, lo mismo que nosotros, destacó una embarcación para que reconociera el buque avistado, el cual ya había izado el pabellón inglés. Habiendo regresado el bote a su bordo, nos pusimos nuevamente en movimiento.
Así continuamos navegando hasta la 1.00 pm, que se avistó un vapor por el lado de tierra. Nos pusimos en su persecución aumentando el andar de la corbeta y a las 3 y media de la tarde ya lo teníamos a poca distancia. En este momento se llamó a zafarrancho de combate.
¡Qué momento tan imponente! El entusiasmo de la tripulación no tenía límites; en los semblantes de todos se veía rebosar el júbilo. Reinaba el mayor silencio, sólo interrumpido por la voz del Comandante General, señor García y García, que desde el puente y al lado del Comandante, señor Portal, dió tres vivas al Perú, que fueron entusiastamente contestados.
El Huáscar, que se había quedado muy atrás, seguía navegando a toda fuerza. Le hicimos señales de que el buque avistado parecía ser enemigo por el paraje en que navegaba y porque era buque de guerra.
El buque que habíamos avistado se dirigía a toda máquina al puerto de Mejilones y nosotros en su persecusión. Cuando estuvimos dentro del puerto, se izó el pabellón afianzándolo con un cañonazo en blanco y presentándole la batería de estribor, a tiro de pistola.
Cuando esperábamos que el buque que así había corrido a nuestra vista, izara el pabellón chileno, quedamos sorprendidos al ver izar al pico de su palo mesana la bandera francesa. Se arrió entonces, una embarcación al mando del Teniente 2° Felipe La Torre Bueno, quien fue a reconocer al buque que ya había fondeado. En este momento llegó el Huáscar y también mandó un bote. Efectivamente, era un buque de guerra francés y su comandante dijo que había visto a su salida del puerto como si el Huáscar persiguiera a otro buque.
No dejó de sorprendernos que en toda la población no se hubiera izado ninguna bandera. Ni en los edificios públicos ni en las casas particulares se veía flamear la bandera chilena, a pesar de que fuerzas de esa nación ocupan ese puerto. En cambio, se veía a la gente que, despavorida, corría a los cerros. El pánico se había apoderado de los moradores. Sus habitantes corrían a pie y a caballo en distintas direcciones. Por supuesto que el telégrafo funcionaba con gran rapidez, comunicando cosas imaginarias y las mentiras con que acostumbran las autoridades chilenas engañar a los rotos.
No olvidaré mencionar que cuando estuvimos a la vista de Mejillones, el Comandante General llamó a su cámara a todos los oficiales para manifestarles que el Perú tenía la vista fija en los dos débiles buques que iban a expedicionar a las costas de Chile y que era necesario que cada uno hiciera algo más de lo que el deber exige pues sólo así podrían satisfacerse las justas aspiraciones del país. Los oficiales contestaron a su jefe que todos ellos participaban de los mismos sentimientos y que llegado el caso, lo probarían.
Nos hallábamos todavía dentro del puerto, cuando se distinguió un vapor que venía del norte. Salimos inmediatamente en pos de él; pero el Huáscar, que iba adelante, lo hizo parar y mandó una embarcación para que se comunicara con él. Era el Santa Rosa, de la Compañía Inglesa, que había salido de Arica ocho horas antes que nosotros. Por los pasajeros supimos que la escuadra chilena había disparado algunos tiros en Iquique.
Permanecimos aguantados sobre la máquina, esperando que el Huáscar se pusiera en movimiento, hasta las 7.45 que habiéndolo verificado, comenzamos a navegar en demanda de la punta de Mejillones.
Al amanecer del sábado se avistó un buque mercante que venía del norte, se gobernó en demanda de él, hasta las seis de la mañana que se reconoció al Huáscar y cuatro buques mercantes; se aumentó el andar de la máquina y a las 7.45 ya estábamos al costado de uno de los buques, frente a Antofagasta. Se le mandó reconocer y resultó ser la fragata Adelaida Rojas con bandera nicaragüense, de propiedad de un señor Rojas, chileno, que venía de Coronel para Antofagasta con un cargamento de 1.700 toneladas de carbón. Como sus papeles fueran ilegítimos y tanto el buque como el cargamento de propiedad chileno, se le tomó como presa y se le mandó al Callao al mando del teniente 2º don Ramón Sánchez Carrión, que lleva como piloto al aspirante Escobar.
La tripulación de la Adelaida, que en su mayor parte era de chilenos, fue reemplazada, no quedando a bordo sino el capitán de nacionalidad inglesa, el cocinero y el sirviente de cámara.
Mientras nos ocupábamos del reconocimiento de la Adelaida el Huáscar reconocía a los otros buques frente a Punta de Jara. De ellos uno tenía bandera alemana y otro nicaragüense, cargado este último de madera.
Continuamos nuestro viaje y a las 4.45 se marcó Punta Encalada. El Huáscar hizo señales, indicando que nos dirigiéramos a la bahía de Chañaral.
El domingo al aclarar se avistó Pan de Azúcar y la punta N. de Chañaral, un vapor de dos chimeneas por el sur y un bergantín al O. del anterior, en cuya demanda nos pusimos a las 7.30 A.M.
A corta distancia del bergantín se izó el pabellón y fue un oficial a reconocerlo. Este era el Saucy Jack cargado de metales. Vino a bordo su capitán con los papeles y siendo estos también ilegales, se le tomó como presa, aunque tenía la bandera de Nicaragua, porque el buque y su cargamento eran de propiedad chilena, según se comprueba por los papeles y documentos que están a bordo.
Como en el Adelaida, se cambió de tripulación al Sancy Jack y fue mandado al Callao a cargo del teniente 2º don Julio Jiménez y del aspirante Revoredo.
Seguimos navegando cerca de la costa con proa al sur hasta la una y media que habiendo doblado la punta Cabeza de Vaca se cambió de rumbo poniendo la proa al puerto de Caldera.
Reconocida la bahía se vio en ella dos buques de vela mercantes y un vapor junto al muelle.
A las dos y media se paró la máquina situándonos dentro del puerto a 3.000 metros de la batería del muelle, a 600 de la del norte y a 400 de la del sur. Ya toda la tripulación estaba en sus puestos.
El Santa Rosa, que era el vapor que se hallaba dentro del puerto y que se alistaba para salir, al pasar por nuestra proa saludó al pabellón peruano que había sido izado afianzándolo con un cañonazo en blanco.
El comandante general mandó a bordo del Santa Rosa a un oficial para pedirle al capitán de aquella nave que recibiera a su bordo a los tripulantes chilenos de los dos buques que habíamos apresado. Este consintió en ello y los once tripulantes chilenos fueron transbordados al Santa Rosa que se dirigía a Valparaíso.
Tampoco en este puerto se veía flamear el pabellón chileno. Ni en los fuertes, ni en el vigía del puerto, ni en los edificios públicos había una sola bandera chilena. Sólo los cónsules extranjeros tenían izadas la de sus respectivas naciones, por ser día domingo.
Cuando todos esperábamos con impaciencia que la plaza fuerte de Caldera nos disparara sus cañones para romper nuestros fuegos, nos asombró ver la quietud de la población. No se distinguían sino a unas pocas personas asomadas a las puertas de sus casas. Vergüenza tendría otra nación que no fuera la chilena de que un buque de madera como la Unión se haya presentado dentro de un puerto fortificado, como Caldera, con artillería de grueso calibre y que no hayamos sido agredidos, pues a eso íbamos. Está pues visto, que los chilenos sólo tienen valor para atacar plazas indefensas, bombardear ferrocarriles con mujeres y niños y abalear náufragos. He allí los títulos con que en Chile se multiplican los héroes cobardes! Tres horas estuvimos dentro de ese puerto y sólo cuando nos retirábamos, cansados inútilmente de esperar el fuego de las baterías chilenas, se colocaron algunas banderas, no en los fuertes, sino en los techos de una que otra casa particular.

A nuestra salida de Caldera avistamos al Huáscar que regresaba de Chañaral, adonde había ido cuando nosotros nos dirigíamos a ese puerto, y en donde destruyó doce lanchas que había en la bahía. En convoy con el Huáscar regresamos nuevamente a Caldera y allí estuvimos dentro del puerto hasta las 7 de la noche. Inútil provocación! Si a la Unión sola no se atrevieron a dispararle sus cañones ¿cómo lo harían estando con el Huáscar? Viendo, pues, que los chilenos no nos rechazaban y permitían que tranquilamente diéramos vueltas dentro de su bahía, cuando nos tenían a menos de 400 metros de sus baterías, salimos del puerto; y una vez claros ya de él pusimos proa al sur.
Poco antes de las 8 de la mañana del lunes, gobernamos en demanda del puerto de Carrizal. A nuestra llegada encontramos fondeados cuatro buques de vela. No siendo la misión de los buques peruanos bombardear poblaciones indefensas, el comandante general, después de haber fondeado, mandó a tierra al teniente segundo La Torre Bueno para que notificara a la autoridad del puerto de que se iban a destruir las lanchas que se hallaban en la bahía y que si por parte de él o del pueblo se hacía algún acto de hostilidad, se vería precisado a hacer fuego sobre a población, como represalia. La autoridad contestó al parlamentario con tono y ademán franciscanos, que no se opondría la menor resistencia y que podíamos destruir todas las embarcaciones. Con tal respuesta se procedió inmediatamente a incendiar y barrenar 17 lanchas que servían para el embarque de las mercaderías de aquel puerto.

En este puerto, así como en Mejillones y Caldera, brillaban por su ausencia las banderas chilenas. A nuestra entrada a Carrizal, creyeron sin duda sus habitantes que los peruanos seguirían el ejemplo de su almirante Williams en Pisagua, Mollendo, Huanillos y Pabellón de Pica.
Cuán distinto modo de hacer la guerra! Los chilenos incendiando poblaciones indefensas y huyendo cobardemente de nuestros puertos fortificados, nosotros presentándonos en sus plazas artilladas a provocarlos al combate; los chilenos huyendo despavoridos a la vista de los buques peruanos y de sus embarcaciones siempre que se destacan a destruir sus elementos de comercio, nosotros rechazando heroicamente como en Pisagua y Mollendo a toda embarcación chilena que se aproximara a tiro de rifle; los chilenos esconden a vista del enemigo el pabellón de su patria, los peruanos ostentan en todas partes su glorioso bicolor aunque el enemigo esté a la distancia. A uno de los buques fondeados en ese puerto se transbordó a los marineros extranjeros de los dos buques que habíamos apresado y que se hallaban todavía a bordo. 
A la una y media de la tarde zarpamos de Carrizal con rumbo sur a la vista de la costa, y a las tres se divisó al Huáscar a la altura de Punta de Lobos que regresaba de destruir todas las embarcaciones del puerto de Huasco.

El martes al aclarar se distinguió al Huáscar que navegaba por nuestra amura de estribor cerca de tierra y un vapor por la amura de babor, en cuya persecución nos pusimos. A las seis, estando ya cerca de él, se afianzó el pabellón y se mandó a un oficial a su bordo para que lo reconociera: era un vapor de la Compañía Inglesa. A las siete continuamos nuestra derrota más pegados a tierra. A las 9.50, estando ya en Chañaral, observamos que el Huáscar reconocía a los buques fondeados dentro del puerto; uno de ellos cargado de metales fue tomado como presa y remitido al Callao; los otros eran neutrales y tenían sus papeles conformes.
A las 10.30 nos pusimos en movimiento y pronto llegamos a Pan de Azúcar, en donde se incendiaron cinco lanchas. A nuestra salida del puerto, el Huáscar, que remolcaba una lancha, hizo señales de "buques a la vista"; nosotros, que ya los habíamos avistado, pusimos proa a ellos para reconocerlos. Uno era alemán y los otros, reconocidos por el Huáscar, llevaban bandera neutral y como tuvieran sus papeles en regla, se les dejó continuar su derrota. Sin más ocurrencias pasamos el día.
A las 6.15 de la mañana del miércoles, frente a Antofagasta, se divisó un vapor por la proa. Inmediatamente gobernó en demanda de él.
Pronto comprendimos que el vapor avistado era enemigo, por las aguas en que navegaba y porque a nuestra vista se puso en precipitada fuga, dándole todo el andar a su máquina. A las seis y media se afianzó el pabellón con un cañonazo en blanco, que fue contestado con un tiro a bala del vapor.
Ya se había tocado zafarrancho de combate y todos estaban en sus puestos.
El vapor seguía navegando a toda fuerza y nosotros en su persecución. Como viera el comandante que el enemigo quería apegarse a la costa para escapar, se gobernó obligándolo a abrirse al oeste.
En un momento que presentó su costado de estribor, se le descargaron los cuatro primeros cañones de la batería de babor; pero a pesar de la buena dirección de los proyectiles, éstos no alcanzaron por la gran distancia a que nos encontrábamos.
Cambió de rumbo el vapor y seguía abierto al oeste en la misma dirección de nuestra proa. No se le podía, pues, hacer fuego con los cañones de las baterías, porque habría sido preciso guiñar y se perdía terreno en ese movimiento. Ya a tiro de cañón, el comandante general ordenó que se colocara el cañoncito de a 9 de desembarque en el castillo de proa. De allí el comandante Pérez disparó con bastante éxito algunos tiros, que se veían caer dentro del buque. Después de cuatro horas de incesante persecución y ya a 800 metros, comprendiendo el vapor que todo esfuerzo para escapar sería inútil, izó al tope de su palo mayor bandera blanca y paró su máquina.

El Huáscar, que venía pegado a la costa y a gran distancia disparó sobre el vapor uno de sus cañones de a 300, que cayó por nuestra proa como a 1.500 metros del enemigo. Avanzamos y una vez a su costado, el comandante general mandó a su ayudante, teniente La Torre Bueno, para que tomara posesión del buque a nombre del Perú, trajera al comandante y al pabellón chileno que estaba atado a una driza de popa.
Habíamos, pues, apresado al Rímac, de la Compañía Sudamericana, que estaba al servicio del Gobierno de Chile.
Este vapor salió de Valparaíso, el domingo a las 12 del día, con destino a Antofagasta, conduciendo al Regimiento Carabineros de Yungay fuerte de 240 plazas, al mando de su jefe don Manuel Bulnes. Este es un cuerpo de nueva creación, compuesto de gente escogida y con una oficialidad de lo más selecto de Santiago.
Además era conductor el Rímac de 215 caballos, 300 rifles de Comblain con 200 mil tiros, algunas carabinas Remington y sables de caballería, cajones de vestuarios para tropa, 400 toneladas de buen carbón inglés para los blindados, cajones de monturas y botas para soldados y una gran cantidad de víveres y pertrechos para la escuadra. Se calcula el valor de la presa en más de un millón de soles. Sólo el transporte le cuesta al Gobierno de Chile 75.000 libras esterlinas.
Cuando se rindió el Rímac, los soldados del regimiento, que estaban en un estado deplorable de embriaguez, arrojaron al agua sus armas y se complacieron en destrozar los espejos y muebles de la cámara.
Las averías del Rímac son de poca consideración; recibió los siguientes balazos: dos a popa, uno a dos pies fuera de la línea de agua al costado de estribor, el otro más alto y en el mamparo de popa del salón de cubierta y otro alto en el palo de popa que cortó el viento del pescante de estribor, tumbándolo sobre cubierta.
Desgracias personales no ha habido, sino un soldado muerto que fue atravesado de pecho a espalda por una bala de a 9, y dos heridos de poca gravedad. De aquí se mandó al médico y a los practicantes de medicina para que prestaran sus auxilios profesionales a los heridos.
El Rímac es un vapor nuevo, y tiene un andar de 13 a 14 millas y armado con cuatro de los antiguos cañones de a 32 de la Esmeralda.
Este vapor, como todos los transportes chilenos, está mandado por capitán y pilotos extranjeros y sólo llevan un comandante chileno para el caso de rendición.
Es preciso hacer constar que el Rímac no ha izado ninguna bandera y ahora se comprenderá por qué los chilenos se vanaglorian de que sus buques jamás arriarán el pabellón chileno. ¿Qué pabellón pueden arriar si piden misericordia ocultando el emblema nacional? Los chilenos navegan sin bandera como los piratas, y luego se jactan de valientes y fabrican héroes a millares.
Los prisioneros del Rímac que tenemos a bordo son los siguientes: comandante del vapor, capitán de fragata don Ignacio L. Gana; oficiales de vapor, oficiales: John Fusch, Richard Hampke, santiago Williams, contador don Justo P. Guzmán y don Javier Angulo, contador del Cochrane, y 56 individuos entre marineros y gente de máquina. El capitán del vapor M. Pedro Lanthrup y los maquinistas están a bordo del Huáscar, así como también el coronel Bulnes y sus ayudantes.
Cuando apresamos al Rímac se le iba a pasar el remolque; pero después se resolvió que mejor sería dotarlo de oficialidad y tripulación.
Al efecto se nombró comandante al capitán de fragata graduado D. M.M. Carvajal, cuatro oficiales, cuatro aspirantes y el número suficiente de maquinistas, fogoneros, marineros, etc. Este servicio se hizo entre el Huáscar y la Unión. 
Una vez expedito el Rímac, nos pusimos en movimiento con rumbo a este puerto.

La Pilcomayo con la tripulación en las jarcias saludó con vivas al Perú nuestra llegada. Se le contestó de la misma manera.
Una hora después se desembarcaban ya a todos los prisioneros y gran parte de la carga del Rímac. Entiendo que este vapor saldrá para el Callao y aprovecharé de ello para remitirles esta mal trazada correspondencia.
La tarea de dar cuenta del recibimiento que se nos ha hecho en este puerto, la dejo para mis ilustrados colegas, los corresponsales de tierra.
Acompaño a ustedes una copia de los partes oficiales pasados por el Comandante General señor García y García, y el del Comandante Portal, y la nota con que se remitió al director de la guerra el pabellón chileno tomado a bordo del Rímac.
Si el éxito de nuestra expedición ha satisfecho las aspiraciones del país, no es a mí a quien toca decirlo.
En estos momentos hacemos carbón.
Resultados de esta expedición:
Nuestra escuadrilla navegando libremente hasta cerca de Coquimbo, Choros, un valiosísimo transporte apresado, cuatro cañones de 32 de la antigua Esmeralda; un regimiento de caballería prisionero, con sus jefes, oficiales, caballada, equipo, menaje y caja militar; armamento Comblain y Winchester; forraje en abundancia; carbón, gran cantidad de fornituras, correajes completos, etc, útiles para ambulancia, muchos otros elementos militares, el contador del Cochrane, que llevaba el ajustamiento del blindado, y correspondencia.
Vale más que todo esto el efecto desorganizador de este golpe que va a desconcertar a las ya bastante desmoralizadas filas del enemigo.
Además cerca de ochenta lanchas destruidas, una fragata, un bergantín y una goleta apresados, cargados de carbón, metales y madera. Esos buques están en marcha al Callao.
Los puertos del Norte de Chile, aterrorizados


19 de julio 1919: La comisión para reorganizar el Centro Naval del Perú, convoca a Asamblea General para elegir la primera junta directiva. Es elegido el capitán de navío José M. Olivera. 




19 de julio 1954: En la tarde de este día lunes arriban a Ancón los submarinos BAP Lobo (2 de Mayo) y BAP Tiburón (Abtao), al mando del capitán de fragata Federico Salmón de la Jara. Previamente, se embarca en el puerto de Ancón el presidente de la República, general Manuel A. Odría.


19 de julio 1965: Se inaugura el nuevo puerto de Salaverry. 


19 de julio 1985: Con asistencia del presidente de las República y de los ministros de Marina y Educación, se inaugura el nuevo Liceo Naval “Almirante Guise”, sito en el distrito de San Borja. 


19 de julio 1985: El presidente de la República inaugura obras en la Base Naval del Callao: defensas ribereñas en el río Rímac, un conjunto de pañoles y una extensa y moderna red vial asfaltada y señalizada, que enlaza todas las dependencias de la Base.


EFEMÉRIDES MARÍTIMAS Y NAVALES



Colaboración del C. de N. Edgardo Loret de Mola
Responsable de la edición: Rosario Yika Uribe

Fuente: Cinco siglos del destino marítimo  del Perú, de Esperanza Navarro Pantac: Instituto de Estudios Histórico-Marítimos del Perú, 2016

Efemérides Navales de Hoy 18 de julio



18 de julio 1790: Se suprime la casa de Contratación de Cádiz, como consecuencia de la liberalización del comercio ultramarino. 


18 de julio 1862: Perú y Brasil rompen relaciones diplomáticas a consecuencia de un incidente ocurrido al llegar el vapor Morona al puerto de Pará. El 23 de octubre de 1863 se resuelve el impasse restableciéndose las relaciones diplomáticas. 

EL ARTÍCULO SIGUIENTE, EN PORTUGUÉS, PERMITE CONOCER LA FORMA EN QUE DESCRIBEN LOS BRASILEÑOS EL INCIDENTE EN EL QUE, EL ENTONCES CAPITÁN DE CORBETA MANUEL JOSÉ FERREYROS Y SENRA (UNO DE LOS CUATRO “ASES DE LA MARINA”) A LA SAZÓN COMANDANTE DEL “MORONA” SE NEGÓ VALIENTE Y DIGNAMENTE A SOMETER SU BUQUE, SU TRIPULACIÓN Y SU PABELLÓN A LOS CAPRICHOS DE UNA AUTORIDAD EXTRANJERA QUE PRETENDÍA NEGARLE EL PASO HACIA SU PATRIA, A PESAR DE LA EVIDENTE SUPERIORIDAD NUMÉRICA DE SU CONTENDOR.

Artigo: A “Questão Peruana” e a Fortaleza Pauxis em Óbidos – 1862
Por Padre Sidney Augusto Canto

Um conflito acontecido em 1862 quase coloca em guerra as nações de Brasil e Peru. Para entender este impasse, é bom lembrar que o Rio Amazonas, em toda a sua extensão no território brasileiro, tinha navegação restrita somente a navios brasileiros. Em 1858, por meio de um acordo entre o Peru e o Brasil, foi franqueada ao país vizinho a navegação mercante, com a mesma franquia para com os navios brasileiros em águas do Amazonas Peruano. No entanto, em outubro de 1862, dois navios de guerra peruanos, o “Morona” e o “Pastaza” chegaram ao Pará quase que na surdina. O Governo paraense, como medida, mandou aos dois navios que ficassem no porto de Belém enquanto aguardava ordens imperiais sobre o que deveria ser feito, pois entendia que a navegação do rio Amazonas não estava franqueada a navios de guerra, como era o caso. O “Morona” desobedeceu e subiu o rio Amazonas de volta ao Peru.

No dia 23 de outubro, em Breves, o “Morona”, comprou lenha do senhor Francisco Honorato Vieira e na manhã do dia seguinte partiu para Gurupá. O Governo Provincial mandou-lhe o vapor “Belém” ao encalço do “Morona”. No dia 25 de outubro encontrou o navio peruano fundeado em Gurupá e lhe passou as ordens da presidência da Província. As mesmas foram desobedecidas. Em vista disso o “Belém” seguiu, à frente do vapor peruano para a Fortaleza de Óbidos, lá chegando às 8h da manhã do dia 26 de outubro. O comandante do navio paraense logo ordenou o desembarque da tropa e do trem de guerra, encontrando a Fortaleza Pauxis em um estado lastimável. Mesmo assim, a tropa armou o que havia na Fortaleza e armou uma bateria de artilharia nas margens do rio, o vapor “Belém” subiu para Manaus. Se Óbidos não retivesse o “Morona”, ele tentaria acordo com o governo do Amazonas para deter o mesmo.

Por volta de uma hora da tarde do mesmo dia 26, o “Morona” apontou no rio Amazonas. A fortaleza de Óbidos deu dois tiros de canhão, com pólvora seca, um aviso para que o navio peruano se detivesse. O mesmo não deu atenção ao aviso e colocou toda a força nas máquinas, encostando o quanto podia na margem oposta a Óbidos. A tropa não teve outra opção senão bombardear o navio. Foram dados oito tiros pela Fortaleza e seis tiros pela bateria da margem. Por conta da distancia, o “Morona” foi atingido por dois tiros, não sem revidar com cinco tiros e metralhar a tropa brasileira. O “Morona” parou, um escaler foi baixado para vistoriar o casco do navio, depois disso o comandante, mesmo com o casco avariado decidiu continuar a subida do rio. Ao chegar em frente à Colônia Militar de Óbidos, na foz do rio Trombetas, o “Morona” deu dois tiros de pólvora seca, como que a zombar da artilharia do Forte de Óbidos por não ter conseguido impor obstáculo maior à passagem do navio peruano.

A sorte, porém mudaria, pois às 18h45min do mesmo dia, o vapor “Manaus” encontrou o “Morona” encalhado no baixio “Corococó”, distante cerca de três horas e meia de Óbidos. O navio foi escoltado para Manaus afim de aguardar o desenrolar dos fatos. O “Pastaza” foi encontrado no dia 28 de outubro, em Breves, fundeado em frente à casa do espanhol José Maria Martins. Levado para Belém, em 31 de outubro, a 04 de novembro seguiu para Caiena. Os jornais e o povo esperavam duas coisas: ou que o Peru fizesse uma retratação pela ofensa ou que o Império do Brasil declarasse guerra à República do Peru.

Logo começaram as negociações. Entre os dias 8 e 10 de janeiro do ano seguinte (1863), o governo peruano, através de seus diplomatas, pediam ao Império Brasileiro permitisse a volta dos dois vapores peruanos a Belém, a fim de que esperasse ali o desenrolar das negociações. Entre as condições impostas pelo governo brasileiro estavam as seguintes: o reconhecimento, por parte do governo peruano, de que a atitude do comandante do “Marona” foi ofensiva e irregular para com o governo brasileiro; o pagamento de uma multa à alfandega, por não haverem os navios peruanos preenchidos as formalidades fiscais; e por último e mais importante, o “Morona” deveria fazer uma salva de tiros à Fortaleza de Óbidos, por haver o comandante desrespeitado as intimações que lhe haviam sido feitas pelo governo provincial, em Belém, em Gurupá e, por fim, em Óbidos, ondo o “Morona” havia resistido, com suas balas, à soberania nacional.

Os protocolos diplomáticos aconteceram na capital do Império nos dias 15 e 22 de janeiro de 1863, sendo um acordo formal entre os dois países assinado a 24 de janeiro do mesmo ano. O “Morona” foi rebocado até Belém, onde recebeu os reparos necessários. A 23 de abril, oficialmente cessaram as hostilidades entre Brasil e Peru. Pelo acordo, a navegação no rio Amazonas ficava franqueada aos dois países conforme os protocolos estabelecidos. No dia 12 de junho o “Morona” deixou o porto de Belém. Pouco depois seguiu também o “Pastaza”. Ao passar pela Fortaleza de Óbidos, a 15 de junho, o “Morona” deu-lhe a salva de tiros cordiais, que foram respondidas pela artilharia do Forte, selando assim a paz entre os dois países.
EL AUTOR QUE PROBABLEMENTE DESCRIBE CON MAYOR PROFUNDIDAD LOS PORMENORES DE ESTE INCIDENTE, EL CAPITAN DE NAVIO JOSE VALDIZÁN GAMIO EN EL TOMO III DE SU “HISTORIA NAVAL DEL PERÚ”, ESCRIBIÓ:








EN EL TEXTO DE VALDIZÁN, SE PUEDE LEER QUE AUN DESPUES DE RESUELTO EL INCIDENTE EN FORMA DIPLOMÁTICA, EL BRAVO FERREYROS SE NEGÓ A RENDIRLE HONORES CON SU BUQUE AL FUERTE DE OBIDOS Y FUE OTRO BUQUE, EL PASTAZA AL MANDO DEL TTE 1º CAMILO N. CARRILLO, QUIEN CUMPLIO ESA PARTE DEL ACUERDO DIPLOMÁTICO.




18 de julio 1944: Se constituye una Corporación del Estado denominada “Compañía Peruana de Vapores”, en sustitución de la Compañía de Vapores y Dique del Callao.


18 de julio 1945: Se crea el Archivo Histórico Militar. Los ministerios de Guerra, Marina, Aeronáutica y Gobierno le entregarán la documentación que corresponda. 


18 de julio 1962: La Fuerza Armada depone al presidente Manuel Prado. El presidente es transportado al arsenal naval del Callao y embarcado en el BAP Callao, que se encontraba fondeado en la isla San Lorenzo. Se conforma una Junta Militar de Gobierno con cuatro presidentes, miembros del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas: general de división EP Ricardo Pérez Godoy, vicealmirante Juan Francisco Torres Matos, mayor general FAP Pedro Vargas Prada; general de división Nicolás Lindley López. Después de juramentar, la Junta anula el último proceso electoral y anuncia nuevos comicios para el 9 de junio de 1963


18 de julio 1962: El vicealmirante Juan Francisco Torres Matos se hace cargo de la cartera en el despacho de Marina, conjuntamente con la copresidencia de la Junta. 


18 de julio 1964: El presidente de la República inaugura los nuevos edificios y el campo deportivo de la Escuela Naval en el balneario de La Punta. 


18 de julio 1965: Se abre el club campestre “El Remanso”, para los oficiales de Marina y sus familias. 


18 de julio 2013: En la ciudad de Puno se realiza la I Reunión de Coordinación y Planificación Fronteriza de Instituciones de Perú y Bolivia competentes en la lucha contra las drogas, organizada por la Comisión Nacional para el Desarrollo y vida sin Drogas (DEVIDA). La Autoridad Marítima Nacional está representada por los capitanes de fragata SGC César Labriega Vigil y Rubén Alejo Vera. 

EFEMÉRIDES MARÍTIMAS Y NAVALES


Colaboración del C. de N. Edgardo Loret de Mola
Responsable de la edición: Rosario Yika Uribe

Fuente: Cinco siglos del destino marítimo  del Perú, de Esperanza Navarro Pantac: Instituto de Estudios Histórico-Marítimos del Perú, 2016

Efemérides Navales de Hoy 17 de julio




17 de julio 1843: Captura de Arica, en el contexto de la guerra civil entre el Directorio, presidido por el general Vivanco, y la Junta Provisional de Gobierno presidida por el mariscal Domingo Nieto. La barca Limeña al mando del capitán de corbeta José Ortiz de Zevallos, y la goleta Libertad al mando del capitán de corbeta Juan Noel, atacan y toman el puerto defendido por el coronel José Félix Iguaín, partidario del mariscal Domingo Nieto. 












17 de julio 1964: El Comité Coordinador Central de Servicios Cívicos será el organismo para los Servicios Cívicos Fluvial del Amazonas y Lacustre del Lago Titicaca, según D.S. No 150-64-DGS. 


17 de julio 1971: El ministro de Marina y comandante general de la Marina, vicealmirante Fernando Elías Aparicio, inaugura la Villa Naval de Iquitos. 


17 de julio 1987: Se inaugura Centro de Entrenamiento Táctico Naval en La Punta, Callao. 


17 de julio 2014: El ministro de Defensa, Pedro Cateriano, anuncia la compra de un buque a Holanda para la Marina de Guerra, que servirá también para desplegar actividades de ayuda a la población en caso de catástrofes o desastres naturales. La nave marítima, que requirió una inversión cercana a los US$ 52 millones, llegará al país en el mes de diciembre. Fue construida en el año 1995 y se encuentra remodelada para su uso. 

martes, 17 de julio de 2018

EFEMÉRIDES MARÍTIMAS Y NAVALES


Colaboración del C. de N. Edgardo Loret de Mola
Responsable de la edición: Rosario Yika Uribe

Fuente: Cinco siglos del destino marítimo  del Perú, de Esperanza Navarro Pantac: Instituto de Estudios Histórico-Marítimos del Perú, 2016

Efemérides Navales de Hoy 16 de julio




16-17 de julio 1615: En el mar de Cerro Azul (Cañete) se enfrentan en combate naval nocturno las fuerzas de una facción de la Armada del Mar del Sur, al mando del general Rodrigo de Mendoza con las del pirata holandés Joris van Spielbergen. Un galeón español es cañoneado y hundido por otro navío virreinal; se pierde también un patache, mientras que los holandeses pierden una nave. La escuadra virreinal es derrotada y Spielbergen bloquea brevemente el Callao antes de continuar hacia Huarmey, Paita y la costa mexicana. 

El grabado (tomado del diario de Joris van Spielbergen) indica en su leyenda:
Batalla Nocturna
A: Nave capitana española "Jesus María" al mando del Almirante Rodrigo de Mendoza
B: Nave del almirante Joris van Spielbergen
C: Nave Santa Ana del Vicealmirante Pedro Alvarez de Piedra
D: Galeón español
E: Otra nave española
F: Nave Aulicus holandesa
G: Nave Lucifer
H: Nave Aeolus
I: Navío español
K: Dos naves españolas en retirada
L: Navío Español Venator
M: Nave española hundida por el Venator


16 de julio 1709: Pablo Alzamora y Ursino, general de la Mar del Sur sale del Callao al mando de tres buques de la Mar del Sur y dos buques franceses; participan 821 hombres fuera de los franceses, en persecución del corsario inglés Woodes, Roggiers, que ha ingresado al Pacífico con dos naves. Alzamora pasa a Galápagos y luego a México, retornando al Callao en 1710. 

ALZAMORA Y URSINO. Don Pablo -general de la mar del Sur: maestre de campo del tercio de infantería española de Lima, general de la caballería del Perú, y del puerto y presidio del Callao a principios del siglo 18. Gobernando el virrey marqués de Castell-dos-rius por los años 1709, entró al Pacífico el corsario inglés Roggiers Wodes en unión de Guillermo Dampierre con dos fragatas muy bien armadas. Hicieron algunas hostilidades en la costa, tomaron varias embarcaciones mercantes, e invadieron Guayaquil. El Virrey preparó una flota compuesta de cinco buques, tres españoles y dos franceses: los primeros con los comandantes don Fernando Arévalo, don Andrés de Valverde y don Pedro Bravo de Lagunas; y los segundos con sus capitanes don Alonso Porée y don Juan Davis. En el armamento y apresto de esta expedición en que fuera de los franceses, se embarcaron 821 hombres entra marineros y soldados, se gastó ingente suma de dinero según de una relación que hizo imprimir   -221-   el mismo Virrey. El general Alzamora salió del Callao el 16 de julio de 1709, se dirigió al archipiélago de Galápagos donde se decía estaban los enemigos, y no encontrándolos allí pasó a recorrer la costa de Méjico. Roggiers se volvió a Europa y Alzamora al Callao en 1710. Don José Alzamora y Ursino oidor de Panamá y hermano de don Pablo, fue casado con doña Isabel de Santiago Concha, hermana del primer marqués de Casa Concha; y estuvo en 1724 encargado de la presidencia y capitanía general del Istmo.


16 de julio 1821: Naufraga el navío chileno San Martín (ex Cumberland, ingles) frente a Chorrillos. 

Historia de la Arqueologia Submarina Peruana ( http://www.ilustrados.com/tema/4522/Historia-Arqueologia-Submarina-Peruana.html). 

El presidente del PRIMER INSTITUTO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA Y ECOLOGIA MARITIMA, JORGE ALVAREZ VON MAACK, escribe
EL NAVIO PERDIDO "EL SAN MARTIN" 
NUESTRO PRINCIPAL DESCUBRIMIENTO SUBMARINO ES EL NAVIO "SAN MARTIN" CUYO TRAGICO HUNDIMIENTO ES POCO CONOCIDO POR NUESTRA HISTORIA DE LA ETAPA DE LA INDEPENDENCIA DEL PERU.  ESTE HISTORICO NAVIO, BUQUE INSIGNIA DE "LA EXPEDICION LIBERTADORA DEL GENERAL DON JOSE DE SAN MARTIN", ARRIBO A PISCO EL 08 DE SETIEMBRE DE 1820.  NAUFRAGO ACCIDENTALMENTE FRENTE A CHORRILLOS EL 16 DE JULIO DE 1821, DESPUES DE UNA EXITOSA CAMPAÑA NAVAL A "PUERTOS INTERMEDIOS" DEL SUR, AL MANDO DEL CAPITAN WILLIAN WILKINSON.  

DESDE 1980, COMPARTO  EL DESCUBRIMIENTO DE ESTE "PECIO" CON EL BUZO CHORRILLANO DON PEDRO MARTINEZ AGUILAR, QUIEN ME LLEVO AL LUGAR SIN QUE NINGUN INVESTIGADOR CONOCIERA DE QUE BUQUE SE TRATABA, INCLUSIVE DURANTE MUCHOS AÑOS LOS BUZOS YA VENIAN EXTRAYENDO BRONCE, COBRE Y OTROS MATERIALES COMO EN "LA COVADONGA", DEPRENDANDO IMPUNEMENTE Y SIN QUE NINGUNA AUTORIDAD INTERVENGA COMO SUCEDE HOY CON VARIOS BUQUES DEL LITORAL.    DURANTE DIEZ AÑOS CUBRI LA VITAL ETAPA DE LA INVESTIGACION EN ARCHIVOS Y MAR, BUCEANDO 4, MIL HORAS Y DOS MILLONES DE METROS CUADRADOS FRENTE A LAS PLAYAS DE CHORRILLOS, BARRANCO Y MIRAFLORES.  EL ESFUERZO FUE NOTABLE Y FINALMENTE EN 1990 LANCE LA TESIS QUE LOS DESCONOCIDOS RESTOS SUMERGIDOS ERAN DEL "NAVIO SAN MARTIN", LOGRANDO JUNTAR TODA SU HISTORIA, DESDE SU "BOTADURA" COMO NAVIO MERCANTE Y SUS SIETE VIAJES POR LA INDIA, HASTA SU TRANSFORMACION COMO NAVIO DE GUERRA.

EN 1992 COMUNICAMOS A LAS AUTORIDADES Y ANUNCIAMOS A LA PRENSA NACIONAL E INTERNACIONAL, LOS DETALLES DEL HALLAZGO OTORGANDOSEME EL CREDITO RESPECTIVO COMO DESCUBRIDOR E INVESTIGADOR. 

SOBRE EL NAVIO “SAN MARTIN”, ESCRIBE EL CELEBRE HISTORIADOR E INVESTIGADOR, Y MI MENTOR, DON JOSE AGUSTIN DE LA PUENTE Y CANDAMO :

 " ENTRE LOS ACONTECIMIENTOS, POCO CONOCIDOS DE NUESTRA HISTORIA Y MUY DAÑINOS A LA CAUSA PATRIOTICA, DEBE CITARSE EL CASO DEL HUNDIMIENTO DEL NAVIO "SAN MARTIN", LA TARDE DEL 16 DE JULIO DE 1821, FRENTE  A LA PLAYA DE CHORRILLOS EN LIMA.  DOCE DIAS ANTES DE LA DECLARACION DE LA INDEPENDENCIA DEL PERU.   SEGUN ESTUDIOS DE PRISTINOS INVESTIGADORES, OCUPADA LACIUDAD POR LA FUERZAS PATRIOTICAS Y ANTE LA ESCASEZ DE GRANO, EL PROXIMO A DECLARARLO PROTECTOR DEL PERU, EL GENERAL DON JOSE DE SAN MARTIN, ORDENA AL ALMIRANTE INGLES THOMAS CHOCHRANE, ENRUMBAR EL NAVIO "SAN MARTIN" A LA BAHIA DE CHORRILLOS PARA DESCARGAR EL TRIGO CAPTURADO EN MOLLENDO.   EL DESEMBARCO EN EL CALLAO ES PELIGROSO PORLA CERTEZA DE LOS CAÑONEROS ESPAÑOLES DEL REAL FELIPE.

COCHRANE MANIFIESTA QUE LA BAHIA DE CHORRILLOS OFRECE DIFICULTADES, QUE EL MAR DE CHORRILLOS ES INESTABLE, QUE EL BUQUE ESTA DEMASIADO CARGADO Y CORRE EL RIESGO DE PERDERSE;  NO OBSTANTE SEGUN PAZ SOLDAN, SON DESATENDIDAS LAS OBSERVACIONES DEL ALMIRANTE Y EL BUQUE INTENTA FONDEAR EN LA PLAYA, EL 16 DE JULIO, PARA CUMPLIR SU COMETIDO.

LA DESCRIPICION QUE OFRECE RODRIGUEZ BALLESTEROS ES ILUSTRATIVA:  "EL NAVIO SAN MARTIN HABIA RECIBIDO ORDEN DE PASAR A  CHORRILLOS Y DESEMBARCAR ALLI, UNA CONSIDERABLE  CANTIDAD DE TRIGO, QUE HABIA TOMADO EN MOLLENDO, Y   QUE POR LA ESCASEZ DE VIVERES EN QUE SE ENCONTRABA   LIMA, A CONSECUENCIA DE UN LARGO SITIO, HABIA LLEGADO  A SER DE MUCHA IMPORTANCIA.    LA FALTA DE AMARRAS   HIZO QUE EL NAVIO "GARREASE" (QUE EL ANCLA CORRA),   CON UNA LEVE BRISA, YENDO A VARAR A LA PLAYA.  LOS ESFUERZOS DEL CAPITAN WILLIAM WILKINSON LOGRARON  VOLVERLO A SACAR LIBRE, PERO EN ESE MISMO INSTANTE UN  FUERTE VIENTO Y LA MAREJADA LO IMPELIERON DE NUEVO SOBRE LAS ROCAS.   LA VIOLENCIA DEL CHOQUE DESCUADERNO SUS COSTADOS, EL AGUA LO INUNDO COMPLETAMENTE Y AL CABO DE POCOS DIAS MAS, SE  SUMERGIO DEL TODO ARRASTRANDO CONSIGO TODOS LOS  EFECTOS DE PRESA RECOGIDOS EN LA EXPEDICION A        "PUERTOS NTERMEDIOS", CUYO VALOR SE CALCULA EN 250,000 DUROS, SIN QUE PUDIESE SALVARSE COSA ALGUNA  DE INTERES".         

NEMESIO VARGAS CON SU FRANQUEZA HABITUAL EN SU TEXTOS ALUDE, ASIMISMO, AL CARGAMENTO DEL SAN MARTIN; DICE :  "EN ESTE BUQUE SE HABIAN DEPOSITADO TAMBIEN, LOS ROBOS DE LA TROPAS DEL GENERAL GULILLERMO MILLER EN  PISCO Y ARICA, Y POR ESTE MOTIVO PODEMOS DECIR, QUE  ERA EL CUERPO AMBULANTE DE INNUMERABLES DELITOS". 

SEGUN LOS ESTUDIOS DEL I N A M, TESTIGO DE EXCEPCION DE ESTE DESAFORTUNADO HUNDIMIENTO PARA LA CAUSA LIBERTADORA, FUE EL PESCADOR CHORRILLANO, JOSE OLAYA BALANDRA, UNO DE LOS GRANDES HEROES CIVILES DEL PERU, QUIEN EN CABALLITOS DE TOTORA FABRICADOS CON LA FIBRA DEL "PANTANO DE VILLA" Y, CON UN EXPERTO GRUPO DE NADADORES Y BUCEADORES, PARTICIPA ACTIVAMENTE Y COLABORA EN RESCATAR TODOS LOS NAUFRAGOS DEL “SAN MARTIN” Y PARTE DE SU PRECIOSA CARGA.  UN HECHO INEDITO!!!  

STIGLISH EN SU BELLO TRABAJO SOBRE CHORRILLOS Y OLAYA MENCIONA EL TRISTE SUCESO:    "EL NAVIO SAN MARTIN SE PERDIO Y ES AQUI DONDE SE   DEMUESTRA UNA VEZ MAS A LOSCHORRILLANOS, EXPERTOS  NADADORES Y BUCEADORES. ERA DE VER COMO DESAFIABAN  LA FURIA DEL MAR PARA SALVAR A LOS 350 TRIPULANTES DEL NAVIO SAN MARTIN".  PARECIA QUE LAS CANOAS CHORRILLANAS Y LOS CABALLITOS DE TOTORA SE MULTIPLICABAN. NO SE AHOGO UN SOLO HOMBRE.   COMIENZA ENTONCES LA LABOR DE SALVAMENTO DE TODO LO QUE PODIA SER UTIL, Y UNO TRAS OTRO, DEL FONDO DEL  MAR Y DE SU ADAPTACION FUERTE A LA CUBIERTA, LOS CHORRILLANOS EXTRAEN, SIN ESCAFANDRA DE BUZO, A  CUERPO LIMPIO, LOS CAÑONES, LOS PERTRECHOS Y CUANTO SE PODIA ESPERAR DE SU ESFUERZO EN UN SIN NUMERO DE DIAS DE LABOR ABNEGADA Y GRATUITA”

SEGUN EL I N A M, EN AGOSTO DE 1821, POR SOLICITUD DE COCHRANE A MONTEAGUDO, SE FORMO UNA COMISION INVESTIGADORA.  POSTERIORMENTE POR INCIATIVA POPULAR SE PROMOVIO UNA COLECTA PUBLICA, PARA LA ADQUISICION DE UN NUEVO NAVIO.  COLABORARON MUCHOS NOTABLES DE LA CIUDAD.  PERO LOS FONDOS PARA EL NUEVO NAVIO, DESAPARECIERON...

SOBRE EL SAN MARTIN NOS  HABLA  JORGE ALVAREZ VON MAACK,  SU DESCUBRIDOR :   “CONCLUIMOS QUE EL NAVIO  "SAN MARTIN", FUE EL BUQUE INSIGNIA DE LA EXPEDICION LIBERTADORA QUE ARRIBO A LA COSTA DE PARACAS EN PISCO, EL 08 DE SETIEMBRE DE 1820, LLAMADO ASI EN HONOR AL GENERAL DON JOSE DE SAN MARTIN, SE HUNDIO HACE 181 AÑOS EN EL MAR DE CHORRILLOS, EL 16DE JULIO DE 1821.   EN JULIO DE 1980 FUI INFORMADO DE LA EXISTENCIA DE RESTOS SUMERGIDOS TODAVIA NO IDENTIFICADOS.  UN MES DESPUES, EL DOS DE AGOSTO  ORGANICE LA PRIMERA EXPEDICION CON MI EQUIPO PERSONAL DE  BUCEO. 

GUIADO POR EL BUCEADOR MARIZQUERO PEDRO MARTINEZ AGUILAR.  OBSERVE CERCA DE LA ORILLA, UNA GRAN NUMERO DE PASADORES DE BRONCE UNIDOS A GRANDES ESTRUCTURAS NAVALES DE MADERA.   NADAMOS Y BUCEAMOS OCHOCIENTOS METROS MAR ADENTRO, LUCHANDO CONTRA PODEROSAS CORRIENTES Y ESPUMAS MARINAS QUE PRETENDIAN OCULTARNOS LA TRAGEDIA, RECHAZANDONOS. PERO NUESTRA SOLIDA EXPERIENCIA TRIUNFO...; PRONTO APARECIERON ENTRE LAS TRANSPARENTES AGUAS, MAS Y MAS OBJETOS.  LAS GRUEZAS ESTRUCTURAS DE MADERA Y BRONCE DE LA CUBIERTA DE UNA GRAN NAVE DE MAS DE 180 PIES DE ESLORA.  UBICAMOS MAS DE CUARENTA CAÑONES DE FIERRO Y DOS DE BRONCE, DESPERDIGADOS A TODO LO LARGO DEL MOVIDO FONDO MARINO.  RESCATAMOS ALGUNOS OBJETOS, MUNICIONES DE PLOMO Y RESTOS DE PEQUEÑOS PEDAZOS DE BRONCE Y COBRE, AZOGUE, ETC. QUE FUERON OBSEQUIADOS POR NOSOTROS A LA MARINA.  SIMILAR DESTINO TUVO LO EXTRAIDO AL BUQUE "RIMAC", QUE HOY SE EXHIBE EN EL CALLAO, EN LUGAR PREFERENCIAL DEL MUSEO NAVAL DEL PERU, CON NUESTRO JUSTO CREDITO. ESPERAMOS QUE ALGUN DIA EL MUSEO NAVAL, MERITE AL DESCUBRIDOR Y DONANTE DE LA VALIOSA ESPADA DE LA "COVADONGA", QUE HOY EXHIBEN. Y SE INCLUYA UNA PLACA, CON EL CREDITO RESPECTIVO DEL SUCRITO.

EN AGOSTO DE 1992, ANUNCIAMOS OFICIALMENTE A LA OPINION PUBLICA, QUE DESPUES DE DIEZ AÑOS DE INVESTIGACION, CUATRO MIL HORAS DE INMERSION Y DIEZ MILLONES DE METROS CUADRADOS DE BUCEO, FRENTE AL MAR DE CHORILLOS SE ENCONTRABAN LOS RESTOS DEL NAVIO "SAN MARTIN" (EXªCUMBERLAND).  BARCO MERCANTE CONSTRUIDO EN DUDMAN EN 1802.  COMPRADO A INGLATERRA COMO EL "CUMBERLAD" POR 180,000 PESOS, POR EL CHILENO JOSE ALVAREZ CONDARCO, JUNTO CON EL MERCANTE "WINDHAM", LOS QUE FUERON ARMADOS CON "APAREJO DE NAVIO" PARA LA CAMPAÑA LIBERTADORA DE LOS GENERALES JOSE DE SAN MARTIN Y BERNARDO O'HIGGINS.   EN FEBRERO DE 1993, FIRMAMOS UN INEDITO CONVENIO INSTITUCIONAL CULTURAL, DE APOYO MUTUO Y SIN FIN DE LUCRO, ENTRE EL INSTITUTO NACIONAL DE ARQUEOLOGIA MARITIMA Y LA MARINA PERUANA, PARA REALIZAR EN CONJUNTO MANIOBRAS DE RECUPERACION DE OBJETOS DEL "NAVIO SAN MARTIN", YA PREVIAMENTE UBICADOS POR EL  I N A M. 

A LOS POCOS DIAS, EN EL MAR DE CHORRILLOS, JUNTO CON PERSONAL DE LA DIRECCION DE INTERESES MARITIMOS, FUERZAS DE OPERACIONES ESPECIALES, SERVICIO DE SALVAMENTO DE LA MARINA, LA LANCHA PATRULLERA "RIO PIURA" Y, DESDE LAS INSTALACIONES DEL MEJOR CLUB DE LA COSTA DE AMERICA DEL SUR “EL REGATAS LIMA", HECHO QUE FUE CUBIERTO PROFUSAMENTE POR TODA LA PRENSA LOCAL RECONOCIENDO LOS CREDITOS RESPECTIVOS.  JUNTO CON EL PERSONAL DE MARINA, GUIADOS AL SITIO  EXACTO POR NOSOTROS, SE LOGRO RECUPERAR DURANTE UNA SEMANA, ENTRE MUCHOS OBJETOS DEL NAVIO, UN ANCLA TIPO ALMIRANTAZGO, BALAS DE CAÀ8ÀON DE DIFERENTES CALIBRES, PEDAZOS DE MADERA, COBRE Y BRONCE, AZOGUE, Y UNO DE LOS DOS ANTIGUOS E HISTORICOS CAÑONES NAVALES DE BRONCE, (EL OTRO CAÑON FUE EXTRAIDO CLANDESTINAMENTE EN FECHA ANTERIOR Y VENDIDO A UNA FUNDICION POR PESCADORES DEL LUGAR).  EL UNICO CAÑON NAVAL DE BRONCE QUE EXISTE EN EL PERU, FUE TRASLADADO AL MUELLE DEL S I M A, PARA SU LIMPIEZA Y EN PRINCIPIO FUE EXHIBIDO PREFERENTEMENTE EN EL MUSEO NAVAL SOBRE UNA “CUREÑA” ESPECIALMENTE ELABORADA POR EL MUSEO NAVAL A CARGO DEL COMANDANTE ALFONSO AGÜERO MORAS SU EFICENTE DIRECTOR.    POSTERIORMENTE, POR SINGULAR DISPOSICION NAVAL, EL VALIOSO CAÑON  DE BRONCE FUE REMOVIDO DEL MUSEO  Y SE INSTALO CEMENTADO, BURDAMENTE EMPASTADO CON PINTURA DORADA, COMO “BANDA DE BABOR”, DURANTE TRES ANOS HASTA 1999,  DE UNA “JARDINERA” FRENTE A LA ENTRADA PRINCIPAL DE LA CAPITANIA DE PUERTO DEL CALLAO, EN LIMA.    HOY NOS HAN INFORMADO QUE EL CAÑON DE BRONCE SE ENCUENTRA EN UNO DE LOS JARDINES CENTRALES, AL LADO DE UN REPLICA DE “EL PALO MAYOR DE LA FRAGATA PERUANA UNION” DENTRO DE LA COMANDANCIA GENERAL DE MARINA EN LA AV. SALAVERRY EN LIMA.

OJALA QUE EL BUEN CRITERIO DE LA AUTORIDAD NAVAL DE TURNO IMPERE Y TRIUNFE.  Y SEA MEJOR EXHIBIDO.  VOLVIENDO A ESTAR SOBRE SU CUREÑA DE ROBLE Y ADMIRADO POR EL PUBLICO ADULTO Y ESCOLAR, EN LA "SALA DE LA INDEPENDENCIA" DEL MUSEO NAVAL DEL CALLAO U OTRO MONUMENTO DE VALIA. Y QUE SE INCLUYA COMO CORRESPONDE, EL CREDITO RESPECTIVOS DE NUESTRA INSTITUCION QUE DECUBRIO ESTE Y OTROS RESTOS DEL NAVIO,  ASI COMO EL NOMBRE DEL VICE ALMIRANTE EDUARDO DARCOURT, CON QUIEN TRABAJAMOS “HOMBRO A HOMBRO” Y “ALETA A ALETA”  EN ESTE HISTORICO OPERATIVO NAVAL, EN PRO DE RESCATAR EL PATRIMONIO CULTURAL NAVAL DE LA NACION.


16 de julio 1890: Duelo Nacional. A las 11 de la mañana, en el templo de La Merced, el arzobispo de Lima oficia un servicio fúnebre por el eterno descanso de los combatientes de la Guerra con Chile. Pronuncia la oración fúnebre Monseñor José Antonio Roca y Boloña. Concurre el presidente de la República, corporaciones oficiales, los cuerpos diplomáticos y los miembros de la comisión nombrada por el gobierno de Chile. 




16 de julio 1900: Se inauguran en el nuevo establecimiento de la Escuela Naval los estudios correspondientes al segundo trimestre. Asiste un total de cuarenta alumnos provenientes de la extinguida Escuela.
16 de julio 1965: Se autoriza al Ministerio de Marina la construcción de un nuevo dique seco para la construcción y carena de buques de hasta treinta mil toneladas. 

Solo se trajo un dique flotante de 15,000 Tn de levante que fue ubicado en Chimbote a cargo del SIMA: ¿Qué pasó con ese dique? Abajo está la respuesta

NORMAS LEGALES DEL PERUANO Lima, miércoles 2 de abril de 1997 CONSIDERANDO:
Que, la Empresa Servicios Industriales de la Marina S.A. SIMA PERU es propietaria del dique flotante tipo pontón único Boxtype de 15,000 toneladas de capacidad de levante denominado dique flotante Sima Chimbote, Matrícula CO-13013 - AM, cuyo dominio se encuentra inscrito en la Ficha Nº 20 del Registro de Buques de la Oficina Registralde Lima y Callao;
Que, la empresa recurrente es una empresa estatal de derecho privado comprendida en los alcances del Decreto Supremo Nº 026-96-PCM, de fecha 18 de junio de 1996, que dispone que para los efectos de la venta de bienes inmue-
bles, las empresas del Estado, entre otras entidades, sustentarán obligatoriamente su petición ante la Superintendencia de Bienes Nacionales, la cual será autorizada por Resolución Suprema, refrendada por el titular del Sector al que pertenece el bien;
Que, la empresa Servicios Industriales de la Marina S.A. ha sustentado documental y registralmente la solicitud de venta en subasta pública del dique flotante antes referido, por cuyo mérito resulta procedente otorgar la autorización correspondiente, cuyo procedimiento de venta se deberá regir por las normas especiales que regulan la transferencia de activos de las empresas del Estado y por las normas generales de la propiedad estatal, en todo lo que le fuera aplicable;
Estando a lo informado por la Superintendencia de Bienes Nacionales;
De conformidad con lo dispuesto por el Decreto Ley Nº 25556, modificado por Decreto Ley Nº 25738, Decreto Su-premo Nº 025-78-VC, Decreto Supremo Nº 026-96-PCM y Decreto Supremo Nº 005-93-PRESSE RESUELVE:
Artículo 1º.- Autorizar la venta en subasta pública del dique flotante tipo pontón único Boxtype de 15,000 toneladas de capacidad de levante denominado dique flotante Sima Chimbote, Matrícula CO-13013 - AM, actualmente en servicio en el Centro de Operaciones Nº 03 de Chimbote, de propiedad de la empresa Servicios Industriales de la Marina S.A. SIMA PERU.
Artículo 2º.- La empresa Servicios Industriales de la Marina S.A. SIMA PERU formulará las correspondientes bases de la subasta pública, según lo dispuesto por el Decreto Supremo Nº 041-91-EF y Decreto Supremo Nº 025- 78-VC, en lo que le fuera aplicable.
Artículo 3º.- La presente Resolución Suprema será refrendada por el Ministro de la Presidencia y por el Minis-
tro de Defensa.
Regístrese, comuníquese y publíquese.
Rúbrica del Ing. Alberto Fujimori
Presidente Constitucional de la República